La mama es una estructura anatómica y funcionalmente importante en la conformación del contorno corporal de la mujer. En ocasiones, como consecuencia de tumores malignos (cáncer de mama), benignos o infecciones extensas, es necesario realizar una extirpación completa (MASTECTOMÍA) o parcial (CIRUGÍA ONCOPLÁSTICA) de la mama. Cuando esto se produce, cabe la posibilidad de reconstruirla a través de diferentes procedimientos plásticos, que son una de las especialidades de la Doctora García Redondo.

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA POSTMASTECTOMÍA

La reconstrucción mamaria postmastectomía consiste en la reconstrucción que se realiza al mismo tiempo (INMEDIATA) o al cabo de meses o años (DIFERIDA) de haberse realizado una mastectomía o amputación de la mama.
El mejor resultado se obtiene eligiendo la técnica que mejor se adapta a cada paciente, dependiendo de sus características anatómicas y fisiológicas y de los tratamientos adyuvantes recibidos.

Es una opción indicada para ti si:

Te has sometido o vas a someterte a una intervención de mastectomía y:

  • Tienes unas expectativas realistas sobre el resultado: la mama reconstruida no será idéntica a la contralateral, ya que cada mama es única, pero sí reproducirá el aspecto de una mama normal para restablecer el contorno corporal.
  • Tu estado general lo permite: no tienes alteraciones significativas que puedan poner en peligro tu estado de salud o tu recuperación.

¿En qué consiste?

Existen varias opciones para realizar la reconstrucción mamaria:

  • ALOPLÁSTICA (IMPLANTES): en este tipo de reconstrucción se emplean implantes mamarios para reproducir la forma de la mama. Los tipos de implantes utilizados son:
    • PRÓTESIS MAMARIA: es un tipo de implante relleno de gel cohesivo de silicona. Su utilización es muy frecuente en Cirugía Estética, pero en Cirugía Reparadora suele emplearse después de un expansor, cuando ya se ha conseguido el volumen deseado de la mama y sólo en algunos casos de manera directa, cuando se realiza la reconstrucción al mismo tiempo que la mastectomía.
    • EXPANSOR MAMARIO: es un implante muy similar a la prótesis mamaria, pero se introduce vacío en la mama y se va rellenando primero en quirófano y luego en la consulta con suero salino fisiológico. Esto permite obtener la forma y volumen deseados, que en muchas ocasiones no puede obtenerse utilizando directamente una prótesis mamaria directa. Es necesario recambiarlo por una prótesis mamaria definitiva en una segunda intervención.
    • EXPANSOR-PRÓTESIS: éste es un implante mitad prótesis – mitad expansor, ya que está relleno de gel cohesivo de silicona pero hay que completar su volumen total con suero salino fisiológico. Se emplea en los casos en que no puede colocarse una prótesis mamaria directa o no pueden realizarse dos intervenciones quirúrgicas.
  • MIXTA (TEJIDO PROPIO + IMPLANTE): este procedimiento reconstructivo utiliza tejido del propio cuerpo, casi siempre piel y músculo dorsal ancho combinado con una prótesis mamaria. Es un buen método reconstructivo porque aporta piel y músculo sano, pero hay que tener en cuenta que deja una cicatriz en la espalda que en la mayoría de los casos se cubre con el sujetador.
  • AUTÓLOGA (TEJIDO PROPIO): hoy en día la utilización del tejido del propio cuerpo es el referente en reconstrucción mamaria, ya que al no emplear prótesis, se evita el recambio de los implantes a largo plazo. Esto es una gran ventaja, pero a cambio es importante tener en cuenta que son procedimientos largos (alrededor de 8 horas de cirugía) e implican cicatrices en la zona donante, habitualmente:
    • ABDOMEN · COLGAJO DIEP (Deep Inferior Epigastric Perforator): es la técnica de elección, cuando el abdomen tiene volumen suficiente para crear una mama. Se emplean la piel y la grasa situadas en la región debajo del ombligo para reconstruir la mama mastectomizada. El tejido se obtiene con su arteria y venas, que se unirán a las arteria y venas del tórax para su supervivencia. El abdomen se cierra como una abdominoplastia, con lo que las cicatrices quedan por encima del pubis y alrededor del ombligo. (Ver Abdominoplastia)
    • MUSLO · COLGAJO TUG (Transverse Upper Gracilis): esta técnica emplea el músculo gracilis y la piel que está sobre él, junto con sus vasos (arteria y venas) para la reconstrucción de la mama. Estos vasos se unirán a los correspondientes en el tórax para que el tejido sobreviva. El muslo se cierra como un lifting de muslos, por lo que la cicatriz queda situada en el pliegue de la ingle. (Ver Lifting de Muslos)
    • GLÚTEOS · IGAP (Inferior Gluteal Artery Perforator) y SGAP (Superior Gluteal Artery Perforator): el tejido que se emplea para reconstruir la mama es la zona inferior (IGAP) o superior (SGAP) de la nalga con sus vasos correspondientes que se unen a los vasos del tórax. La zona donante se cierra con una sola herida, de manera que la cicatriz se sitúa en el pliegue glúteo inferior (IGAP) o en la zona superior de la nalga, oculta en la braguita (SGAP).
    • ESPALDA · L. DORSI (Dorsal Ancho) + LIPOESTRUCTURA: el tejido empleado para la reconstrucción es el músculo dorsal ancho y la piel situada sobre él. Al no emplear prótesis, es necesario realizar un relleno progresivo con grasa, tomada del propio cuerpo para conseguir el volumen deseado. (Ver Lipoestructura)

CIRUGÍA ONCOPLÁSTICA

La Cirugía Oncoplástica Mamaria es la que repara los defectos parciales de la mama.

Es una opción indicada para ti si:

Te has sometido o vas a someterte a una intervención de cirugía conservadora de mama y:

  • Tienes unas expectativas realistas sobre el resultado: la mama remodelada no será idéntica a la contralateral, aunque habitualmente se realiza un procedimiento de simetrización en los casos necesarios.
  • Tu estado general lo permite: no tienes alteraciones significativas que puedan poner en peligro tu estado de salud o tu recuperación.

¿En qué consiste?

Las técnicas empleadas para tratar un defecto parcial de la mama son las habituales en Cirugía Plástica y Estética, pero aplicadas a la corrección del defecto o deformidad mamaria. Las más utilizadas son:

  • MASTOPEXIA
  • MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN
  • LIPOESTRUCTURA
  • COLGAJOS LOCALES O REGIONALES: consiste en el empleo de tejidos propios (piel, grasa y/o músculo) para reparar la mama. Cursan con cicatriz en la zona donante, pero en ocasiones son el recurso óptimo a utilizar si el defecto es muy grande o se necesita tejido sano para completar la reconstrucción. Los más utilizados son los que emplean tejidos torácicos o de la espalda.

¿Cómo se realiza?

Se realiza siempre en quirófano, con anestesia general y al menos un día de ingreso.

¿Cómo es el postoperatorio?

Después de la cirugía el ingreso suele ser de al menos 24 horas, con vendaje y drenajes, tras las cuales se procede al alta hospitalaria.
Es habitual sentirse cansada y dolorida durante unos días, y estas molestias suelen responder a los analgésicos habituales. La inflamación de las mamas suele durar alrededor de 1 mes, tiempo durante el que es importante llevar un sujetador y/o banda mamaria que junto con el reposo relativo de los brazos, el cuidado de las heridas y la medicación indicada, ayudarán a minimizar el riesgo de complicaciones. Una vez transcurrido el primer mes, los cuidados se dedicarán a las cicatrices para conseguir que sean imperceptibles.

¿Qué preparación necesito?

Antes de realizar esta cirugía es necesaria la valoración en consulta: se realiza una ENTREVISTA exhaustiva importante para realizar la historia clínica y el examen físico, así como para conocer los deseos y expectativas respecto a las mamas, estableciendo cuál es el resultado deseado y los medios para conseguirlo.

En caso de realizarse la cirugía, es fundamental realizar un ESTUDIO PREOPERATORIO, que consta de:

  • ESTUDIO MAMARIO (ecografía o mamografía de ambas mamas);
  • ESTUDIO DE ESTADO GENERAL (análisis de sangre, electrocardiograma y radiografía de tórax).

Es necesaria la firma de un CONSENTIMIENTO ESCRITO que autorice la realización de las técnicas anestésicas y quirúrgicas.

¿Cuándo veo resultados y cuánto durarán?

El resultado es inmediato, aunque nada más realizar la cirugía el pecho está inflamado. Es necesario un proceso de remodelación y adaptación, de manera que deberán seguirse todas las recomendaciones dadas para que la forma de la mama sea la deseada.

La mama es posiblemente la estructura anatómica que más cambia en la mujer a lo largo de la vida. Por ello, no es posible garantizar un resultado “de por vida”, pero con el cuidado diario (higiene, hidratación, sujección, masajeo…) el resultado se mantendrá a lo largo de los años. De la misma manera no existen prótesis que duren “toda la vida”, pero utilizando las prótesis adecuadas no es necesario un recambio obligatorio a un número fijo de años. Es necesario el control periódico en consulta para ayudar a ese cuidado.

¿La reconstrucción mamaria aumenta el riesgo de volver a sufrir un Cáncer de Mama?

Los procedimientos y técnicas empleados para la reconstrucción y remodelación mamarias son seguros en términos oncológicos, de manera que en ningún caso aumentan el riesgo de sufrir o volver a padecer Cáncer de Mama. Ahora bien, es fundamental que toda paciente que ha tenido Cáncer de Mama siga puntualmente sus revisiones periódicas y que toda paciente que se somete a una cirugía de Reconstrucción Mamaria realice las consultas de seguimiento pautadas para el control de su buena evolución.